jueves, 6 de septiembre de 2012

CINCUENTA SOBRAS DE BUEY

Share/Bookmark




Desde hacía unos días, aquella sórdida unidad de Medicina Interna había cambiado. Era un cambio sutil, apenas perceptible para cualquier pobre alma que diera con sus tristes huesos en alguna cama de aquel pasillo...pero para Paco Penas, ese cambio era perfectamente identificable.
Los trabajadores bromeaban, se divertían, hacían comentarios picantes...nada de esto pasaba inadvertido, pero...¿cuál era el motivo?.

- Uyyy...¿tú ya lo has leídooo? - preguntaba una enfermera a otra.
- Síííííííí...no me pierdo las otras dos parteees....jijijiji.....- contestaba mientras se ruborizaban sus mejillas.

¿A qué se referían? ¿Qué tipo de joya maestra de la literatura universal y galáctica de todos los tiempos habidos y por haber, había provocado esa actitud tan....desinhibida? ¿La Pasión Turca? ¿Un tranvía llamado deseo? ¿Las Edades de Lulú?...Paco no podía con su curiosidad y preguntó.

- ¡Cincuenta Sombras de Grey, Franciscooo! ¡Por Dios! ¿no lo has leído? ¡Te lo voy a dejar! - dijo la enfermera.
- Me vendrá bien...necesito algo de lectura sosegada...
- Sí sí...sobre todo sosegada...jijiji...

Y se marchó con un ejemplar bajo el brazo hasta la habitación. No había dormido bien esa noche, así que decidió que tras la comida, disfrutaría de una merecida siesta, y ya por la noche empezaría a leer esa novela. Mientras tanto, fue su mujer Pepi la que tomó en sus manos el libro, y con actitud desconfiada, se colocó sus gafas de ver y comenzó a leer.

En la planta había surgido un nuevo problema con Cocina:

- Medicina Interna, ¿dígame?.
- Hola, te llamo de Cocina...es que tenemos algunas dudas sobre las dietas.
- A ver dime...
- La 312-2 tiene una dieta sin sal, diabética, de protección hepática y gástrica, sin residuos, coronaria baja en grasas e hipocalórica. Además, no quiere yogurt...¿qué le ponemos para el almuerzo? ¿Una babucha hervida? 
- No, tiene que haber un error...se nos han mezclado dos dietas...verás la del 312-1 es una molida.
- Ah, que encima es molida...entonces nos olvidamos de la babucha...mejor un calcetín....
- No, no, ...el 312-1 es solamente proteccion hepática y baja en grasas....y no quiere cerdo.
- ¿Una dieta musulmana?
- No, no, es inglés....inglés de Inglaterra, vamos....
- Si, ya...que no es inglés de Nueva Zelanda, lo he entendido...entonces, no quiere cerdo
- No,  pero está harto de que le pongan siempre pollo...¿le podéis poner otra cosita?
- ¿Que sea bajo en grasas y no sea pollo?...carne de acelga...(no te jode)....¿y si era baja en grasas por qué le mandaban cerdo?
- Porque no era baja en grasas hasta hoy...hoy ya si lo es
- Hoy ya es musulman...
- Es yihadista, tío listo...

 La conversación subía en decibelios y tensión, y terminó con un golpe de auricular contra el teléfono...
El encargado de Cocina, echó un vistazo a su alrededor y decidió aderezar la bandeja del almuerzo de varios enfermos de Medicina Interna con algunas sobras que quedaban de carne de difícil catalogación...la venganza estaba servida.
Bajo la denominación de "estofado de mil delicias", las caras de los pacientes mostraban una mezcla de repugnancia y sorpresa al levantar la tapa de sus bandejas...
- ¿Pero qué zeto? - exclamaban arrugando la nariz, mientras un bofetón olfativo y de vapor inundaba sus rostros.

El dichoso estofado de mil delicias, provocó mil ardores, motivando que muchos cambiaran de planes, y en vez de la siesta, decidieran acudir al mostrador de enfermería a por una ronda de almax, y optaron luego por dar largos paseos a lo largo del pasillo para "echar la comida pa' bajo".
Seymour, el compañero de habitación de Paco Penas, fue uno de los damnificados por las "Sobras de Buey" (como ya las habían bautizado jocosamente el propio personal de enfermería de la planta), así que en ese momento Paco vio el cielo abierto para una reconfortante siesta...pero....

- ¿Pepi?...¿Pepi?...¿por qué me miras así, Pepi?...¿Por qué mordisqueas la patilla de tus gafas y me miras como si fuera una pata de jamón?...¿Pepi, a dónde vas? ¿¿Qué haces, loca??...que estamos en un hospital, Pepi....no, no...¡¡los pantalones no!!...¡¡no cierres la puerta, Pepi....que nos van a descubrir!!....Mujer, ¿pero qué te han dao?...¿y con sólo medio libro estás así?....Pepi ¿por qué pones ese sillón detrás de la puerta? Esto no está bien, mujer.... Dios bendito...¡¡deja de leer!! ¡¡DEJA DE LEEEER!!....nononononono....mmmm...bueno, vale, vale...sigue leyendo un poquito si quieres....Dios bendiga la culturaaaa....

2 comentarios:

Talamasca cementerio dijo...

Que daño ha hecho las 50 sombras al mundo de la literatura.... No se si preferia Crepusculo....

Alberto Puyana dijo...

Buff...complicado me lo pones, Talamasca...si hicieramos libro resumen de los últimos best-sellers, nos saldría algo así como..."El Código de la Sombra del Vampiro con pijama de rayas"...¿a que eso acojona más?...;D....gracias por la aportación...nos vemos en tu Cementerio